Diario de una escort: Mi primera vez (Capítulo 3)

Diario de una escort de lujo: Capítulo 3

Mi primer día de trabajo fue aterrador y satisfactorio a la vez,confiada y alentada por las palabras de aquella mujer que se convirtió para mi en una especie de mentora, pero por otro lado aterrada por estar en ese ambiente tan “extraño” mi estrategia aquel día siempre fue llamar la atención lo menos posible y sentarme en una esquina con la intención de levantar lo menos posible las envidias de aquellas otras chicas las cuales se habían convertido en mis enemigas en tan poco tiempo sin yo haberles hecho nada…envidia lo llaman.
Aunque siempre he sido y soy muy humilde y jamás me he creído ni más ni mejor que nadie en aquella época era una chica guapísima una chica muy alta,delgada de cabello rubio y corto y con un sentido del humor increíble lo cual mis primeros clientes lo apreciaron muchísimo,es algo muy extraño pero parece como si aquellos hombres olieran y se dieran cuenta de lejos cuando una chica era nueva en este oficio,de repente todos querían conocerme y “enseñarme” todas las artes de este trabajo y hablar  conmigo,preguntarme porque estaba allí,porque yo tan joven y en ese mundo un mundo tan malo decían (tan malo no sería si ellos llevaban más de 10 años yendo allí digo yo pero bueno…) en fin parecía que mi cara de niña perturbaba a muchos y enloquecia a otros.
A partir de este capítulo es cuando empieza lo mejor porque a diferencia de muchas otras que maldicen esta profesión yo la bendigo y agradezco haber conocido a tantos hombres que me han enseñado tanto…